REFLEXIONES ACERCA DE LA NUTRICION EN DEPORTISTAS SOMETIDOS A CONDICIONES DE BAJAS Y ALTAS TEMPERATURAS.

REFLEXIONES ACERCA DE LA NUTRICIÓN EN DEPORTISTAS SOMETIDOS A CONDICIONES DE BAJAS Y ALTAS TEMPERATURAS

 

 

 

Aunque a priori podamos pensar que un deportista de alta exigencia debe llevar un

riguroso plan nutricional y de suplementos, la realidad es muy diferente, podríamos

decir que NO se diferencia mucho de la nutrición de otros deportistas cometiendo

incluso los mismos fallos o superándolos en el caso de los suplementos nutricionales.

 

A continuación detallamos una serie de factores influyentes de manera directa sobre el rendimiento de un deportista de estas características.

 

1. Rigurosas y largas jornadas de entrenamiento: Provocan un aumento de la

demanda calórica, ya sea en deportes de resistencia como de  fuerza, muchas veces

entrenan tantas horas que no tienen tiempo de respetar los horarios normales

de comidas, con lo que el reparto de calorías diario debe adaptarse a sus

condiciones particulares.

2. Viajes, comidas fuera de casa; son algunos de los ejemplos que podemos citar

para justificar el hecho de que muchos deportistas pueden tener desequilibrios

y alteraciones nutricionales por el hecho de comer en hoteles, restaurantes…

donde las técnicas culinarias pueden no ser respetuosas con el contenido

nutricional del menú e inducir una pérdida nutricional o bien, que la seguridad

e higiene alimentaria no sea la correcta y se contraigan enfermedades tóxico

alimentarias con la consiguiente consecuencia negativa sobre el rendimiento

del atleta.

3. Alto nivel deportivo y disciplina deportiva: Puede verse justificado un

aumento del contenido en proteínas (para deportes de fuerza- resistencia,

explosivos), aumento del contenido en hidratos de carbono (deportes de

resistencia extrema, fuerza), aumento del contenido en sales minerales y vitaminas

(según las condiciones en las que compiten, ya sean ambientales o climáticas

pues producen una mayor deshidratación, o por la altitud, el entorno…)

 

Si tenemos en cuenta el factor ambiental y la temperatura a la que se ejercita el deportista debemos de forma obligatoria hacer las siguientes reflexiones:

 

a. La alimentación en deportistas que compitan o entrenen a altas temperaturas debe tener

una especial programación dietética y de suplementación enfocada a reponer los niveles

de agua corporal en combinación con las sales minerales del organismo, especialmente

sodio y potasio, electrolitos que se pierden de forma masiva a través del sudor en estas condiciones.

b. Las sensaciones propias de estar sometidos a altas temperaturas durante una actividad deportiva exigente son:

Calambres, agarrotamiento muscular, náuseas, vómitos, agotamiento mental y apatía,

bajo rendimiento físico, entre otras…por lo que se recomienda un consumo mayor de agua con sales minerales recuperadoras, por ejemplo en torno a 4-5 litros de agua con 4-5 grs de sal común o soluciones de té claro o vinagre de manzana con sal, o bien una bebida isotónica recuperadora.

c. Además del sodio también se pierden magnesio, hierro, calcio, fósforo, potasio,

aminoácidos, vitamina C (según diferentes autores), por ello la compensación de estos

nutrientes se realiza con las dietas calóricas al efecto, donde las grasas no deben superar

 

 

los 100 gramos diarios, los hidratos de carbono deben ser los nutrientes energéticos,

recurriendo a legumbres, pasta, arroz, pan, frutas y mermeladas entre otros.

 

d. En ambientes fríos y hostiles, la alimentación de un deportista que esté

convenientemente preparado y con un equipo térmico adecuado que le ayude a

conservar la temperatura corporal, la alimentación debe ser hipercalórica para reponer

el enorme gasto calórico implicado en la termogénesis que en este tipo de condiciones

se produce, podemos imaginar a los deportistas de alta montaña en condiciones de

temperaturas bajo cero o los apneistas o buceadores de pesca submarina donde el

ejercicio físico de varias horas se combina con las condiciones de frío, por ello las

necesidades energéticas (variables según intensidades de trabajo etc…) están en torno a

las 3200 kcl y 5000 kcal, donde se deben emplear nutrientes energéticos por excelencia

como los hidratos de carbono para reponer el glucógeno gastado, los ácidos grasos

como nutrientes energéticos de alta rentabilidad (9.0 Kcal por gramo) , la ingesta de

bebidas templadas o calientes que ayuden por vasodilatación al mantenimiento de la

temperatura corporal al llegar más sangre a las extremidades.

Es muy socorrido el empleo de frutos secos y frutas desecadas tipo orejones, pasas,

higos secos de alto nivel energético y fácil transporte y masticación. Cereales con miel,

papilas de cereales, agua, miel, azúcares…huevos deshidratados, chocolate, leche

condensada, legumbres (en casos especiales enlatadas)….carnes molidas enlatadas,

sardinas y atún enlatado…son algunos ejemplos de comidas energéticas de fácil

asimilación muy empleadas en condiciones de frío extremo.

 

Estas reflexiones las hemos desarrollado teniendo en cuenta la bibliografía consultada al respecto así como de la propia experiencia profesional del que escribe y de algunos deportistas de estas disciplinas comentadas que amablemente han colaborado en este primer artículo de carácter meramente informativo, siendo un compromiso adquirido el elaborar próximos artículos monográficos de todo la anteriormente comentado.

 

 

 

Helio Méndez

Farmacéutico-Homeópata

Área Nutricional Quirosport Zenter

Esp. Univ. Nutrición Deportiva

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>